viernes, diciembre 12, 2014

 

NACIÓ LA HIJA DE YON



Port Loko, Sierra Leona, África. 5:30 de la tarde. El autobús que cada día transporta a los miembros de la Brigada médica cubana que cooperan en el enfrentamiento a la pandemia del ébola, regresa del centro de tratamiento a esa enfermedad. Desde Cuba, una llamada surca ansiosamente el éter con destino al celular del tunero Yomch Alexei Turruelles Sao. La noticia lo hace saltar de puro júbilo. “Qué va, tengo que compartir esto con mi gente” —piensa, y pletórico de alegría grita: ¡Caballeroooooos, acaba de nacer mi hija, a las 11:40 de la mañana, tras una cesárea sin complicaciones, pesó 7.15 libras y se llamará Heidy… Heidy Yohana!

Euforia de alto vuelo. Pareciera que la recién nacida tiene 16 padres. Todos corren a abrazar y a felicitar al joven enfermero, quien con húmeda alegría a ras de pupila sigue apegado a ese pequeño celular que no cesa de acariciar mientras habla, como si tuviera entre sus manos las diminutas manos de la bebita.

La agradable información anima desde bien temprano arterias de redes sociales y enternece el interior de quienes portan y cultivan nobles sentimientos dentro y fuera de Cuba. 

Aunque la nota no fue escrita por un periodista o comunicador, sino por el doctor Enmanuel Vigil Fonseca, miembro también de la brigada, las cinco palabras iniciales devienen inobjetable y aprehensivo titular periodístico: NACIÓ LA HIJA DE YON.


Las Tunas, 11 de diciembre de 2014. Calle 36 número 3 (altos), en el reparto Aeropuerto. Acurrucadas, Idania Rodríguez Fernández y Heidy Yohana comparten cama y calor humano sobre el mismo lecho. Acaban de llegar, de alta, procedentes del hospital Doctor Ernesto Guevara de la Serna. Situación: inmejorable para ambas. Tan así es, que la bebita lacta semiadormecida, como toda una princesita dueña absoluta del universo.

“Desde que nació no hace nada más que eso: dormir y alimentarse” —comenta feliz Idania, quien compensa las dolencias propias de la reciente cesárea con el grato recuerdo —devenido permanente aliento— de su esposo.

“En él pensé todo el tiempo durante el parto —afirma—, nadie imagina cuánta falta me hacía físicamente allí, pero en verdad lo tuve, porque me acompañó espiritualmente de principio a fin. Recuerdo que como a las dos horas hablé con él. ¿Qué si hubo lagrimitas? Claro que sí. Al principio no podíamos hablar; luego sí, El: que yo me cuidara mucho y que cuidara a la niña. Yo: que se cuidara mucho más él, por él mismo y por nosotras dos…”

Facebook. La “noticia” relacionada con la niña de Yon sigue generando comentarios: Felicidades guajiro, un saludo fuerte (Rotceh Ríos). ¡Felicidades, desde Argentina! Abrazo fraternal a toda la brigada cubana, orgullo latinoamericano (Mariela Del Rosario Prieto). Felicidades Yon y familia! Lindo nombre la niña (Johana Tablada). Un gran, fraternal y caluroso saludo de tus colegas de Trinidad y Tobago (Merlys Mojena). Parabens ao medico y a su familia (Miranda Costa). Felicidades Yon, cuidaremos a tu niña como a la niña misma de nuestros ojos…

Desde luego que sí, Yon. No le faltará a Heidy la atención que todo niño cubano recibe desde que viene al mundo. Por ella, por Idania y por tus dos hijos de matrimonio anterior (Laura Lisbeth y Luis Sergio) también extremarás precauciones tú allá, en Sierra Leona, lugar hacia donde continúan volando innumerables mensajes de aliento y de vida para ti y para quienes se le han atravesado inclaudicablemente a la muerte.

Comments:
Felicidades hermano, por esa preciosa niña,internacinalista igual asu papá.



Felicidades Heydi por el padre que tienes. Muchas historias para contar.
 
felicidades yon
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?