martes, abril 18, 2017

 

MI PUEBLO


Mío, tuyo, de todos... este espacio digital puede sentir el golpe de otra tecla.

Basta conque sea sincera. Basta conque no llegue mostrando una flor y detrás, en la otra mano, sostenga el puñal que mata, por la espalda además.

No es, desde luego el caso de estos apuntes que ofrezco a continuación. Corresponden a mi esposa Reina Torres Pérez. No los escribió para que yo los llevara a mi muro. Sencillamente los hizo y me los envió.

A mí me place mucho mostrarlos... sobre todo porque coincido con su esencia.


Somos un pueblo de Patria o Muerte. Somos una nación que escogió el camino del Socialismo, hace ya 56 años. No dejamos de soñar y hacer perfectible la obra, porque ¿quién dijo que vivimos en una sociedad perfecta? Hasta yo, como dijo alguna vez el trovador, pido que no se le dé ese nombre. Pero sí vivimos en la sociedad más justa, más humanista y más solidaria que haya existido jamás.


Algunos, los resentidos, tal vez difieran de mi criterio. Aspiro a que sean los menos, al Menos, de mis amig@s de Facebook. Los Más, serán los que concuerden con lo que digo: no deseo para mis hijos, para mi familia, para las personas que me quieren bien y a las que aprecio de corazón, otro sistema social que no sea el que declaramos aquel otro domingo 16 de abril, pero de 1961, instados y guiados por Fidel, que no se equivoca.


Lamentablemente, aquí mismo, y sin ser miembros de la mafia cubano americana, los hay que apuñalan y critican, hasta la salida del sol por el oriente del país. Y es que no tienen o no quieren tener vista para ver, de él, más que las manchas.


A lo mejor olvidaron las lecciones del Marxismo y aquella tesis de los clásicos, en la que exponían que aún en el Socialismo, persistirán las desigualdades, la enajenación, pero que como no ha logrado el Capitalismo, con unos siglos más de vida, en la nueva formación económico social, están creadas las condiciones para su erradicación.


Pero somos los hombres y las mujeres, quienes hacemos posible o no, transitable o no el sendero. Y para ello, no me parece que sea la hipercrítica lo más saludable.


La fecha me convoca a hacer algunas apuestas, que nada tienen que ver con el dinero, claro está.


Apuesto a que un 98 % de los que viven señalando de nuestro sol las manchas, son incapaces de enseñar, tecnológicamente hablando, cómo preparar, por ejemplo, un tweet inteligente, para hacer más efectiva nuestra presencia, que es la presencia de Cuba, en las redes sociales, y así mostrarle al mundo nuestra verdad verdadera. Y eso se llama Individualismo, Egoísmo, rasgos que no se le disputan al régimen capitalista y que conforman las miserias humanas.


Apuesto a que el 95 % de los que señalan, casi autoritarios, con su dedo índice, las insuficiencias que padecemos, no aceptan ni ser activistas en el CDR, viven esquivando las responsabilidades y si alguna vez las asumen, tratan de sacarle provecho, y no a favor de la mayoría precisamente. 


No son pocos los que han pedido desactivación de las filas del Partido o aguardan con anhelo la edad de la baja natural de la Unión de Jóvenes Comunistas. El que no quiera estar que no esté. Respeto a esos que han sido excepcionales y llegado el momento sienten que sus fuerzas no los acompañan más para continuar con el mismo empuje. Detesto a los que, oportunistamente, alguna vez portaron un carné, y en momentos cruciales, como los actuales, cuando más se les necesita, sencillamente se "atomizan". Admiro tanto a mi núcleo zonal, con ancianos de mil batallas y unos C..... que hay que decirles Usted.


Apuesto a que el 90% de los inconformes, viven en su burbuja de teorizaciones de "posibles transformaciones sociales", anclados en el Socialismo Utópico Francés (que si bien sirvió de fuente al Socialismo Científico, quedó demostrado que no era la vía para la emancipación real de los explotados) o en fórmulas foráneas de construcción social, que no poco y sí mucho tienen que ver con las "lecciones impartidas" a los que el Imperio anda "formando", con el objetivo de "pre-fabricar" una Cuba Nueva.


Apuesto a que un número nada despreciable (y no voy a aventurarme con por cientos) de esos cuestionadores o ha emigrado, o piensa hacerlo o sueña con lograrlo. Muchos alegando, "mejorar económicamente para ayudar a la familia" otros para buscar "nuevos y mejores horizontes".


Es de humanos evolucionar, buscar la prosperidad, pero ¿qué impide que lo hagamos en nuestra Patria, con nuestra gente?¿Por qué no aportar aquí el sudor, la inteligencia, las manos, el corazón? ¿O es que suponen que fuera del agua nada mejor el pez?


Y no es que el sol no tenga manchas. Pero ¿son estas mayores que la luz que irradia? Mal martiano y sietemesino de espíritu ha de ser el que así piensa.

Yo invito a mis amig@s a leer nuevamente o por vez primera, si no lo han hecho antes, esa breve pero magistral obra (misiva) que es El Socialismo y el hombre en Cuba, respuesta de nuestro Che al director del periódico uruguayo "Marcha", Carlos Quijano. Allí el Guerrillero Heroico convoca a la necesidad de transformar, o más aún, autotransformarse, en Cuba, la sociedad y el hombre que participa y participará en el proceso de construir un nuevo país sin las ataduras del egoísmo que ha dejado el modo de vida capitalista, para así dejar atrás miserias que ese sistema y los anteriores calaron en la mentalidad humana.


Una autotransformación donde conciencia y praxis marchen juntas.


Y si de apuestas se trata, yo apuesto por mi Girón Victorioso, por esa generación histórica y eterna, gústele a quien le guste y pésele a quien le pese. Una generación a la que nunca le agradeceremos lo suficiente, porque le debemos lo que somos y lo que tenemos. Mononeuronal o imbécil el que piense lo contrario o considere que ya están de más, esos hombres y mujeres, inigualables. Apuesto por mi juventud de 50+5, sobre todo por los militantes comunistas de verdad, no los de vitrina o los que después no quieren militar en las filas del PCC, porque esos no saben ni lo que son. 

Yo hablo de una juventud a la que una tal Generación 18, no le llega ni a los tobillos, ni podrá suplantar, porque le falta la fibra y la bomba que ha cultivado nuestra UJC, sin discursos triunfalistas, y que no se adquiere por mucha plata que la subversión enemiga le ponga a "sus muchachitos". 


Apuesto por esos niños y niñas, pioneros y pioneras hoy, que se abrazan a una foto, y como si lo conocieran desde hace muchoooooooooooo tiempo, dicen Yo Soy Fidel. Apuesto por esos soldados de batas blancas de la Brigada Henry Reeve, los que no han desertado, ni toman por excusa el amor para dejar incumplida la misión que le confió la Patria, los que van y regresan para seguir guapeando en el consultorio que hay que reparar, en el hospital que tiene filtraciones y que no ayudamos a mantener muchas veces pacientes y familiares. 


Apuesto por mis maestros, los jubilados que retornan al aula y los jóvenes que como Yeneyd González o Daryl Hernández son talentosos y saben engendrar la maravilla en sus estudiantes o representando a la Unión de Informáticos de Cuba.


Apuesto por mi Mochila, nacida en ese Joven Club, instructiva, entretenida, que en muy poco tiempo nada tendrá que envidiar al "archifamoso" Paquete. Apuesto por los trabajadores de la prensa, de los medios de comunicación, fieles, certeros, empleados a fondo en denunciar lo mal hecho, porque urge hacerlo bien y capaces de resaltar y transmitir lo que nos distingue y nos hace irrepetibles. Esos que no venden como mercenarios ni su tecla, ni su verbo, a medios alternativos, porque eso, en mi modesta opinión, es valer muy poco. Y porque los principios no se venden. Y porque la prensa revolucionaria no tiene precio.



Apuesto por mis dirigentes y líderes incorruptibles, que existen, que están, que no son inventos de la imaginación, sino modelados con el altruismo y el decoro, la honestidad y la modestia que demanda el Socialismo, que nada tiene que ver con el "sociolismo" y otros flagelos.


Apuesto por mis constructores, mis azucareros, mis campesinos y también por mis cuentapropistas, que no aspiran a cursos de emprendedores, sino que se afilian al Sindicato y desfilan dignamente, apoyando a su Revolución y la actualización del modelo económico cubano, cada 1ro de mayo.


Apuesto por un pueblo que defiende y ama sus símbolos. Y respeta a sus héroes y mártires. Un pueblo que admira, y todavía llora cuando estrecha la mano de Gerardo, Tony, René, Fernando o de Ramón, porque también a ellos y a otros, les debemos el privilegio de estar vivos.


Apuesto por mi deporte, por mi cultura, por mis artistas, no por la seudocultura ni el mal gusto. Apuesto por los escritores que enseñan, por esos músicos que recorren el mundo pero que no disfrutan nada como una pista o una presentación en un barrio cubano, con su gente.


Este 16 de abril luminoso apuesto por mis orishas y hasta por el Nazareno que milagrosamente resucita este domingo de gloria, para seguir bendiciendo en esta isla bella, un Socialismo Próspero y Sostenible, que ni mil bloqueos podrán detener u opacar.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?