martes, junio 30, 2015

 

SOSIEGO NUESTRO


Siempre lo he dicho: una de las cosas más bellas y estimulantes que tiene mi país es el sosiego, la tranquilidad que se respira, desde el punto más céntrico de las ciudades hasta los más recónditos parajes de la geografía rural.


No creo exagerar ni ser único en torno a ese criterio.

Amigos, de esos que no mienten, han coincidido más de una vez en tal apreciación.

Pude comprobar tal realidad desde niño en los campos avileños, luego en el apacible y siempre hospitalario entorno espirituano, más tarde en la siempre activa capital (La Habana, años 80), luego en la cálida urbe santiaguera, a continuación en Holguín y finalmente en suelo tunero: a lo largo de un cuarto de siglo, hasta ahora, que he torcido mis propias ramas para tocarme otra vez raíces aquí, en Ciego de Ávila.

Y es eso: sosiego, lo que sigo respirando por intermedio de quienes concurren en la tarde a infinidad de áreas -deportivas o no- para hacer deporte o disfrutar la recreación sana. Es tranquilidad y sosiego lo que me transmite ese círculo de abuelos articulando algo más que alivio y salud para sus articulaciones, o el trompetista que se planta en los frescos bancos situados frente a la Televisión Avileña, para descargar y descargarse a su libre antojo entre acordes que se pierden en la lejanía del silencio buscando acaso el aplauso de la ciudad en calma...

Tuve el privilegio de estar, más de una vez, fuera de mi Cuba y créanme que no en todas partes uno "choca" con tan apacible entorno. Créanme que no en todas las latitudes una niña corre feliz y despreocupadamente, en vuelo de mariposa, por un parque, sin el riesgo de los riesgos que amenazan y atenazan cada vez más a la infancia en este mundo.

Eso también es sosiego, seguridad, tranquilidad. 

Ese es también -y sobre todo- un pedacito de las ciudades y del país donde he vivido desde siempre hasta hoy.

Comments:

Compatriotas:
Quien escribe ha viajado a numerosos países, por razones de trabajo, y le puedo decir a nuestro pueblo que la tranquilidad que se respira en Cuba, no la he encontrado en ninguna parte. Es verdad que tenemos necesidades provocadas por el Bloqueo de EEUU, y también por nuestros errores y deficiencias.

Podría contar muchas anécdotas, sobre momentos que he vivido por mi trabajo, sobre la desesperación de personas que he conocido, que han decidido salir de Cuba hacia Ecuador y desde allí continuar hacia Estados Unidos, a través de Colombia, atravesando el Darién, llegar a Panamá,Centroamérica, México etc. Han contadollorando y arrepenntidos horrores, sobre muertes, estafas, violaciones de mujeres y hombres en ese itinerario, por los traficantes y gente inescrupulosa. Podría escribir una novela terror y misterio.

Con esto quiero llamar a mis compatriotas a no escuchar cantos de sirena por la "pacotilla", y no abandonen la tranquilidad y la paz que se vive en nuestro país.

Saludos,

Alberto




 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?