martes, enero 06, 2015

 

FERNANDO ES CUBA


Mi primera reacción es detener la marcha, situar el auto fuera de la circunvalación sur camagüeyana y revisar dentro de él. Una sensación de náuseas me sobreviene de inmediato. Mi SOSpecha es cierta. La carpeta de trabajo había quedado, hacía más de una hora, donde mismo la coloqué “solo por unos segundos” allá en Ciego de Ávila,  encima de un automóvil estacionado frente al edificio 34 en el reparto Vista Hermosa. 

“Excelente inicio de año” –es todo cuanto atino a comentar irónicamente con Osvaldo Sánchez, periodista del sistema informativo de la Televisión Cubana, quien me acompaña en viaje hacia el oriente cubano.

Y girando completamente hacia la cabecera provincial agramontina, en busca de un teléfono, le cuento: “La carpeta no contiene dinero centavo, pero compadre, ahí está mi billetera con todos los documentos personales de identificación, licencia de conducción, agenda de apuntes, libreta de teléfonos y direcciones, tarjeta magnética de combustible privado, dos memorias flash, la cámara fotográfica de trabajo, el cable para descarga imágenes hacia la computadora… En fin, prefiero que me trague la tierra antes que perder esas cosas.”

Osvaldo no habla. Quizás prefiere largar en un suspiro su compadecida solidaridad.

Ciego de Ávila. Acostumbrado a oxigenarse con la fresca brisa de la alborada, Fernando Hernández disfruta la tranquilidad que transpira esa parte de la ciudad. Un detalle llama súbitamente su atención. Apoyada en la base del parabrisas de un blanco automóvil yace una carpeta de color azul claro. ¿A quién puede habérsele quedado? –se pregunta, y sin perder un minuto la toma en sus manos. 

“Es posible que antes de irse, el esposo de la vecina que vive en el cuarto piso haya puesto ahí su carpeta y olvidara volver a recogerla”. 

Tales dudas –totalmente atinadas- cobrarían mayores posibilidades de acierto al abrir el broche y ver dentro la agenda, cámara, lapiceros… 

Con una mezcla de sorpresa y de gratitud la tierna voz de una mujer llamada Reina Torres confirmaría minutos después la procedencia de aquel hallazgo.

El suspiro de Fernando deviene nítida expresión de ese alivio humilde y natural que solo anida en los seres portadoras del divino gen asociado a la sensibilidad humana. 

Como él, cientos de personas habrían indagado y buscado la forma de devolver la valija encontrada. A ras de vuelo acude ahora a mi memoria el caso de Zacarías Profeta Concepción Velázquez: humilde barrendero de Las Tunas que devolvió una cartera con amplia suma de dinero en divisa, tarjetas magnéticas y otras “tentaciones” dentro. Algo parecido hizo después Ernesto Peña Leyva, fotógrafo del rotativo 26…

Mis documentos y pertenencias pudieron ser vistos por un ojo miope de sentimientos pero con sobrada óptica para la apropiación y/o reventa de lo ajeno. Mas no ocurrió así. Personas como Fernando, capaces de ofrecer a cambio de nada o de un simple “gracias” su corazón, me hacen disentir cada vez más de “quien dice que todo está perdido”.

Por eso esta noche él dormirá con la satisfacción de haber hecho lo que aprendió de sus ya fallecidos padres y abuelos, en tanto yo lo haré con el cubanísimo deseo de volver cuanto antes a Ciego de Ávila para darle a Fernando el abrazo que no cabe ni en la mayor carpeta del mundo.

Comments:
Qué suerte tuvo usted. Y me alegro mucho que haya recuperado sus pertenencias. Estoy seguro que cuando se dio cuenta del olvido, le sobrevino un sudor frío. Lamentablemente no todos tenemos su suerte. Y hay muchos otros ciudadanos que no obran con rectitud y duermen bien. En una habitación de hotel de Ciego de Ávila olvidé (reconozco mi culpa por el olvido) 400 CUC que jamás recuperé, porque se me informó que seguramente los perdí en otro lugar. Espero que la persona que encontró y se quedó con ese dinero lo haya utilizado en algun útil y necesario para su familia. Nuevamente felicidades por la recuperación de sus pertenencias y por el Año Nuevo que inicia. José Vielmas
 
Muchas gracias, José Eduardo, por su comentario. Créame que lamento profundamente lo que a usted le ocurrió: concretamente que no haya podido recuperar el dinero extraviado u olvidado. Yo tuve más suerte al encontrar la sensibilidad humana de ese hombre, jubilado ya, que indagó y le devolvió a mi esposa la carpeta. Aquí tiene a un amigo. Feliz 2015 y mucha salud para usted y su familia.
 
Leo su escrito y verdaderamente hace que siga creyendo en el ser humano,pero sobre todo en la familia que es la que inculca los valores.A veces vemos la sociedad con visos de descomposición,que es lo que mas golpea,aunque sean menos, pero cuando leemos anécdotas como la suya me emociono pues se que aun hay valores.Me viene a la memoria la frase martiana: "La pobreza pasa,lo que no pasa es la deshonra".Su caso,como el del otro señor que escribe,ni la cámara ni los 400cuc iban a resolver ninguna situación,pero la vergüenza de tomar algo ajeno,aunque sea olvidado nos embarga para toda la vida,claro,en los hombre con vergüenza.
 
dongtam
game mu
cho thue phong tro
http://nhatroso.com/
nhac san cuc manh
tổng đài tư vấn luật
http://dichvu.tuvanphapluattructuyen.com/
văn phòng luật
tổng đài tư vấn pháp luật
thành lập công ty
http://we-cooking.com/
chém gió
trung tâm ngoại ngữ

Lực lượng này quá mức khủng bố, mọi người kinh ngạc đến không thể phục hồi tinh thần lại, thế này mới là cường giả chân chính, ở đây đấu thánh cường giả đều cảm giác được chính mình nhỏ bé vô cùng.

- Ha ha.

Một thanh âm cuồng tiếu vang lên, hai đạo thân ảnh từ không gian sụp đổ mà ra.

- Nhạc Thiên, lại đến đây đi.

Đoan Mộc Cuồng thanh âm quanh quẩn ở trên không trung.

- Kim Long thân thể, Long Khiếu Cửu Thiên.

Hắc Ám Chi Thể Đoan Mộc Cuồng nháy mắt biến thành Nhạc gia Kim Long thân thể, đồng thời Nhạc Thiên đấu đế long mạch cực mạnh thiên phú công kích Long Khiếu Cửu Thiên cũng đánh ra.

 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?