lunes, octubre 11, 2010

 

De hoy... PARA MAÑANA



Todo sucedió tal y como supuse… A mi gente poco le importó aquella lloviznita impertinente fastidiando antes de que amaneciera. Allá nos fuimos, a pleno campo, a sembrar posturas de caoba, cedro, majagua, guayaba, tamarindo, guanábana y qué sé yo cuántas variedades más.

Rico que estaba el amanecer, caramba, para seguir acomodado en la cama… pero ¡qué va!, si Menfesí con su lozana juventud se tiró tempranito y también lo hizo Herminio Reynaldo con casi setenta calendarios sobre la espalda ¿quién osaba quedarse atrás?

Y en verdad fue una linda jornada; de esas que uno agradece porque deja algo útil, sobre todo para las generaciones que vendrán, para la vida, para el futuro de nuestros nietos…

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?