jueves, octubre 28, 2010

 

AMO DE TODAS LAS FLORES

Otra vez —y como siempre— miles y miles de manos depositan flores en el cauce de ríos y de arroyos, en presas y embalses, en el litoral…

No hay otro lugar en el planeta donde suceda así. Tampoco ningún hombre —como Camilo Cienfuegos— recibió en toda la historia tantas flores, octubre tras octubre, desde hace 51 años. Privilegio y dolor para los cubanos…

Ojalá aquella avioneta jamás hubiera desaparecido. Se supone que en el mar, bajo infeliz borrasca.

Ojalá también el rostro de Camilo nos acompañara hoy, con la misma sonrisa de ayer por encima de cuantas arrugas el tiempo se haya empeñado en cincelar bajo la barba. Tal vez aún con sombrero en algún que otro recorrido, o con boina de solitaria estrella cargando a un niño, o con sombrero de yarey entre cañaverales, o con un par de amplias entradas cabello adentro, pero siempre ahí: diciendo Vas bien Fidel.

No es capricho ni rutina bañar nuestras aguas de rosas, claveles, gladiolos, azucenas, orquídeas, jazmines, amapolas y cuantas exquisiteces reserva la flora cubana. Es tradición, es necesidad, es tributo al cariño del hombre que arrancó de un tirón humano todo el cariño histórico de un pueblo entero.

Podrá secarse el mar, podrá extinguirse el cauce de las aguas tierra adentro… y aún así habrá flores para el Señor de la Vanguardia cada 28 de octubre, aunque los cubanos tengamos que inventar y crear otra vez ríos y océanos.


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?