lunes, mayo 18, 2009

 

FRENTE A TU LUZ

El año pasado, cuando Las Tunas ganó la sede de las actividades centrales con motivo del Día de la prensa cubana, colegas de todo el país agradecieron la visita a la Plaza Martiana: verdadera joya de la arquitectura y del patrimonio cultural e histórico, cuyos valores lamentablemente muchas personas no conocen.

Y es que tienen los habitantes de esa oriental provincia el excepcional privilegio de presenciar cada 19 de mayo un fenómeno luminoso único en toda la geografía nacional: aproximadamente a las 2:30 de la tarde, hora estimada en que cayó José Martí en Dos Ríos, un rayo de luz incide sobre la mascarilla hecha en su honor por la escultora Rita Longa y ubicada en la referida Plaza.

No se trata de una causalidad astronómica. La incidencia de la luz sobre el rostro de El Maestro (alegoría al modo en que concibió su muerte: de cara al Sol) fue resultado de 28 860 ecuaciones matemáticas y minuciosos estudios acerca de la Tierra y el astro rey, encabezados por el arquitecto Domingo Alás Rosell, según proyecto suyo de conjunto monumentario para honrar al más universal de los cubanos.

La obra incluye un reloj solar de 7.20 metros de diámetro (el mayor de que se tiene referencia en América Latina), que proporciona la hora solar de la Plaza en las condiciones específicas de Las Tunas (meridiano de 76 grados, 57 minutos, 21 segundos).

Asociado al reloj funciona un calendario solar con fechas astronómicas (equinoccios, solsticios, días homologados…) además de 65 efemérides importantes en la vida de José Martí: nacimiento, muerte, fecha de las principales graduaciones, última vez que vio a su hijo, días en que pronunció relevantes discursos…

Muy atractivas resultan las líneas semicirculares en bronce; en particular dos: correspondientes al 28 de enero y 19 de mayo (nacimiento y muerte). Durante ambos días la sombra que proyecta el Sol sobre la punta de un gnomo recorre toda la línea en recordación y tributo al Héroe Nacional, fundador del periódico Patria y paradigma del periodismo que hoy debemos continuar haciendo.


Pero, como explica Perla Quintana, especialista de la Plaza, el suceso que cada 19 de mayo atrae a los tuneros ocurre mediante un pedestal con espejo plano, sobre el cual incide el Sol (2:30 PM), se refracta y destella un haz que ilumina al rostro de José Martí, adosado a una de las cinco paraboloides hiperbólicas con base en forma de estrella que forman el monumento.

Lo que no imaginó el autor luego de cuatro años resolviendo ecuaciones para lograr tan exquisita precisión, fue que, por una homologación astronómica, ese efecto luminoso se repetiría cada 26 de julio, en increíble pero real coincidencia que enlaza simbólicamente el asalto al Cuartel Moncada con la merecida condición de Autor Intelectual de esa acción, conferida por Fidel a Martí y a la vigencia de sus ideas en el año de su centenario.

Añade Dania Baldoquín Santiesteban, directora de la quinceañera institución, que la trascendencia patriótica de ese lugar se refuerza con la participación allí de José Francisco Martí y Zayas Bazán (hijo del Héroe) durante acciones armadas independentistas, así como la muerte en combate de Ángel de la Guardia Bello, único testigo presencial de la caída del Héroe Nacional en Dos Ríos.

Razones así, arraigan el apego a la historia entre los tuneros, a cuyo conocimiento y cultura está abierta la Plaza, mediante visitas dirigidas, actividades de promoción, homenajes, coloquios de identidad martiana o en ese ramo de flores con el cual jóvenes matrimonios le dan a nuestro Martí el beso de estos tiempos.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?