viernes, enero 11, 2008

 

ADIÓS A UN GRAN COLEGA

El periodismo, la jurisprudencia y la cultura cubanas acaban de sepultar a un valioso exponente en suelo de esta oriental provincia tunera: el doctor Pedro Verdecie Pérez.

Expresión del profundo cariño que sembró en miles de amigos, colegas y personas de todo el Archipiélago, el sepelio de Pedrito (este viernes 11 de enero) constituyó uno de esos momentos que la memoria histórica inscribe para todo tiempo futuro.

Miembro de Honor de la Unión de Periodistas de Cuba, justo acreedor de la distinción Félix Elmusa e Hijo Ilustre de la Ciudad de Las Tunas, Verdecie acumulaba una envidiable trayectoria en sus 89 años de vida, durante los cuales ejerció magistral y dignamente el periodismo, la abogacía y desarrolló una incansable labor de promoción a favor de la cultura nacional.

Específicamente en el sector periodístico, Pedrito estuvo muy ligado a la prensa local y colaboró con varias publicaciones, sobre todo en temas históricos, cívicos y patrióticos, tal y como destacó Víctor Marrero Zaldívar, Historiador de la Ciudad, quien tuvo a su cargo la despedida de duelo.

Entre otros méritos, Pedro Verdecie Pérez fundó la primera Cátedra Martiana hace más de 50 años y la biblioteca pública (hoy Biblioteca Provincial José Martí), fue abogado consultor del Gobierno Revolucionario, pedagogo de generaciones, fundador y activo miembro de la las organizaciones que agrupan a los escritores, artistas, intelectuales, juristas e historiadores de Cuba, tuvo el privilegio de conocer e intercambiar con Eddy Chibás, Juan Marinello, Navarro Luna, Jorge Mañach y otras personalidades.

Quizás una de las frases que mejor condensa la extraordinaria modestia y sensibilidad de este hombre, es la que cierta vez le confesó, en familiar coloquio, a su entrañable amigo y periodista tunero Juan Morales Agüero: "Nada es tan importante para mí como el cariño de la gente que me rodea. Por eso moriré satisfecho. Si naciera de nuevo, volvería a ser como soy. Mi vida ha sido mi familia, la ciudad y los libros. Y sentirme útil".

Así -útil, sencillo, grande y querido por todos- Las Tunas, Cuba , el periodismo, el derecho y la cultura acompañaron sus mortales restos hasta la necrópolis Vicente García, para seguirle dando vida a su interminable obra.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?