domingo, septiembre 02, 2007

 

CUBANA Y DIGNA ENTRE SUS LLAMAS

Por su altruismo, la destrucción total y quema de Las Tunas -alrededor de estos mismos días, pero del año 1897- pudo haber ocupado posición y espacio privilegiados en cualquier órgano de prensa que se respetase a sí mismo o en instituciones de la época dedicadas a estudios militares.

No menos interés noticioso e informativo podrían haber despertado previamente, entre el 28 y 30 de agosto, el asalto y toma definitiva de la ciudad.
Pero como ni al ejército colonial español, ni a la metrópoli les convenía “amplificar” aquella aplastante victoria de las tropas mambisas encabezadas por el Mayor General Calixto García Iñiguez, lo más “lógico” era que imperase la palidez en torno a uno de los más brillantes hechos de las armas cubanas durante la guerra de independencia.

Lo que no imaginaron caudillos militares, estrategas, políticos, familias adineradas, terratenientes y defensores de la corona, fue que —además de respetar con la habitual dignidad cubana la vida de cientos de jefes, oficiales y soldados rendidos— Calixto García enviaría a todos los prisioneros hacia otros enclaves militares españoles, convirtiéndolos de hecho en portadores, transmisores y en irrefutable prueba de la victoria cubana.

Para el buen entendedor bastaba una simple reflexión al estilo de la que nos dejan estudiosos como el Doctor Rolando Rodríguez, al razonar que con occidente resistiendo, Máximo Gómez ocasionándole miles de bajas a Valeriano Weyler en La Reforma y Calixto apoderándose o destruyendo plazas decisivas en Oriente y Camagüey, al dominio español le quedaba muy poco tiempo en Cuba.

¿POR QUÉ LAS TUNAS?

La idea de atacar y tomar a Las Tunas había sido cuidadosamente analizada por Calixto, entonces Jefe del Departamento Oriental y Lugarteniente General del Ejército Libertador Cubano tras la muerte de Antonio Maceo.

El plan tomaba en cuenta que la ciudad siempre había sido estratégica por enlazar a Camagüey, Puerto Padre, Holguín y Bayamo. No por gusto los españoles la fortificaron exterior e interiormente, mediante cuarteles, fortines, fosos, artillería y una cantidad de tropas que en agosto de 1897 rebasaba los 1000 efectivos: uno o más por cada dos habitantes.

Con su cuartel general en Curana, Calixto García (el General de las tres guerras) situó en puntos clave, entre el 26 y 27 de agosto, suficientes fuerzas de infantería, caballería y artillería, pertenecientes a la Brigada de Las Tunas y a Guantánamo, Bayamo, Jiguaní, Holguín y Camagüey.

Tras quedar sitiada la localidad y controlados los accesos de posible refuerzo enemigo, el cañón automático lanzadinamita Dudley rajó en dos el amanecer de aquel día 28, seguido de una cerrada descarga de fusiles. Otra vez Las Tunas era asaltada.

La toma, ese mismo día, del principal objetivo militar (cuartel de caballería) y del fortín Aragón, demostrarían la efectividad de la artillería mambisa, la destreza de los artilleros (entre ellos José Martí Zayas-Bazán, hijo del Héroe Nacional cubano) y la impetuosidad de las tropas, en abierta carga de fusiles y machetes sobre un enemigo que defendía tenazmente sus posiciones.

Antes de la alborada, media ciudad era mambisa. El 29 la artillería siguió haciendo estragos. Tres fortines más habían caído al anochecer, como precedente del golpe definitivo (día 30) al rendirse más de 200 hombres en el cuartel de infantería y los que había en el cuartel Telégrafo.

Unos mil rifles, alrededor de un millón de municiones, dos cañones, pólvora, diez carretas de medicina, uniformes y otras provisiones, fueron parte de lo ocupado, según comunicación preliminar del jefe mambí.

De 81 bajas cubanas, 24 resultaron mortales; entre ellas hombres de probado arrojo como el teniente coronel Angel de la Guardia, quien acompañaba a José Martí, al morir, dos años atrás. España perdió 337 efectivos, incluidos 161 muertos. Para Cuba, la guerra no estaba estancada.

A los mambises les sobraban razones, hombres, coraje y dignidad. Por ello antes de partir, días después, dejaron la ciudad reducida a cenizas y escombros. Se repetía así la historia protagonizada en septiembre de 1876 por otro insigne caudillo: Vicente García González. Era preferible quemar otra vez a Las Tunas antes que verla esclava o en manos enemigas.

Comments:
Disfruté mucho tu pagina unos minutos, da gusto acercarse a la tierra chica y ver a mis viejos amigos con sus valores y la razón a cuesta por vivir en el caiman. Calixto García tenia como vicente mucha fuerza en el ejemplo y ustedes juan Emilio y tu con la pluma y la constancia alertan que quien no le guste como nosotros vivimos que se mude..http://www.flodeo.com/RADIOKIJOTE
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?