viernes, mayo 11, 2007

 

POSADA CARRILES: PESTE MUNDIAL

Recientes mensajes, enviados por amigos que aman a Cuba y que defienden su verdad (silenciada o tergiversada por grandes cadenas y medios internacionales) adelantaron desde hace varios días detalles acerca de los preparativos para realizar movilizaciones y actos masivos durante estas jornadas, en protesta por la inaudita liberación del terrorista Luis Posada Carriles, en Estados Unidos.

Nueva York, Washington, El Paso, San Francisco, Los Angeles, Miami, Chicago, Boston, Milwaukee, Albuquerque, Philadelphia, Pittsburgh, Detroit, Seattle, Ciudad Juárez, Vancouver, Montreal, Winnipeg, Toronto, Buenos Aires, Santiago Chile son algunas de las ciudades donde seguirá creciendo ese clamor colectivo a favor de la encarcelación y enjuiciamiento del confeso asesino (dentro de Estados Unidos) o su extradición a Venezuela para que sea juzgado en ese país, de cuyas cárceles escapó antes de ser procesado.

Carteles, como el que acompaña a este breve texto e imágenes al estilo de la que me envió desde Bruselas nuestra amiga Katrien Demuynck, confirman el modo en que se alzan cada vez más voces para condenar la impunidad del poder judicial norteamericano (al dejar libre a Luis Posada Carriles) y la desvergüenza de quienes pretenden presentarlo como un héroe.

Habría que preguntarle eso (de “héroe”) a Justino di Celmo: padre de Fabio, el joven italiano asesinado en 1997 por explosivos colocados en hoteles cubanos “gracias” a los diabólicos planes de Luis Posada; o saber qué opinan los familiares de aquellas 73 personas inocentes que murieron en octubre de 1976 cerca de las costas de Barbados, durante el sabotaje perpetrado contra un avión de Cubana, por parte de ese mismo sicario internacional que hoy se pasea libremente por las calles de Miami y se jacta de su ensangrentado currículum.

Y sería bueno, desde luego, preguntarle al mundo entero si es justo que, mientras tiene lugar tal insolencia, continúen injustamente prisioneros en cárceles del imperio norteamericano hombres como Gerardo, Antonio, Ramón, Fernando y René: cinco cubanos detenidos, procesados y sancionados sin prueba ni delito algunos, sólo por enfrentar a los grupos terroristas que operan contra Cuba y contra el mundo desde territorio norteamericano, con la anuencia, la simpatía y el apoyo de la Casa Blanca.

Nada que... mientras más apestan ese nombre y ese rostro (de Luis Posada) en calles, plazas y ciudades de todos los continentes, incluida Norteamérica, más se empeña la nariz de Miami en inhalar como fragancia el sanguinolento vaho del criminal, tras media centuria al servicio del terror y de la muerte a sueldo y sin escrúpulos.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?