domingo, abril 29, 2007

 

Negra tiñosa POSADA EN LOS CARRILES DE MIAMI


Otra vez Gerardo Hernández llega hasta quienes aman, por intermedio de su fino trazo y de ese humor que hace temblar a los que odian

Gracias a la cercana presencia de amigos que residen en los Estados Unidos, en Ucrania y en otras latitudes, comprometidos con la verdad y la justicia en torno al bochornoso caso de los Cinco cubanos ilegalmente arrestados, procesados y encarcelados en el imperio norteamericano, esta formidable caricatura sigue girando alrededor del mundo y llegando a infinidad de miradas.

Es, quizás, la más reciente obra del joven caricaturista Gerardo Hernández Nordelo: uno de esos Cinco prisioneros políticos que, como recuerdan millones de personas en el planeta, no cometieron ningún “delito” contra ese poderoso país, excepto el de mostrar y combatir al terrorismo generado contra Cuba y contra el mundo desde allí, por parte de una verdadera mafia anticubana que cuenta con toda la simpatía, complicidad y respaldo de la Casa Blanca.

Precisamente talentos como el que permite crear (entiéndase acto de la creación artística) y liberar una caricatura así desde el encierro físico, son los que no perdonan quienes odian la pureza de Cuba.

Puede haber muchas formas de concebir y representar al asesino y confeso terrorista Luis Posada Carrilles: autor de la voladura del avión de Cubana en pleno vuelo con 73 personas inocentes a bordo, cerca de Barbados, el 6 de octubre de 1976; responsable de acciones para sembrar terror entre turistas de todo el orbe mediante la colocación de explosivos en hoteles cubanos; culpable de la muerte del joven italiano Fabio Di Celmo, organizador de un plan para asesinar al presidente cubano Fidel Castro en Panamá, año 2000, durante la Cumbre Iberoamericana...

Puede un artista echar a volar su imaginación para develar la esencia de un sicario como Posada... Pero es obvio que para Gerardo (¿quién puede conocer mejor al monstruo?) no hacen falta alas, como diría Silvio. Basta conque sus limpios trazos hayan dejado “posada” sobre la tristemente célebre Calle 8 de Miami a esta ave de rapiña, inmunda e inescrupulosa, sedienta de sangre y de carroña descompuesta...


Así interpreta el joven la inaudita liberación bajo fianza de un secuaz que se jacta públicamente de sus crímenes. Así ve el sórdido retorno de la fiera a su hábitat. Así le aconseja al mundo: cuidado, la muerte acecha “posada” en la ignominia, tiene garras, sed de sangre y viste el negro traje que le confiere una casa mal llamada Blanca.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?