sábado, diciembre 17, 2005

 

DE MI LENTE A TU PUPILA


Ni siquiera sé cómo te llamas, Pequeña Princesa. Pero el lente, fortuito, de mi cámara le ha puesto nombre a tu semblante, mientras jugabas en uno de los círculos infantiles de mi pueblo. Podrías llamarte, sencillamente, FELICIDAD.

... y no eres excepción. Como tú, miles de niños cubanos les sonríen al futuro, porque no es de llanto su presente.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?