viernes, junio 09, 2017

 

FIDEL EN RAFFAELE



Vino a Cuba hace no sé cuántos años; más de 20, con toda seguridad, y desde entonces no ha querido saber de otra tierra, excepto cuando se da "el saltico" a su Italia, para ver al par de hijos que sigue viendo con estatura de niños o a esa nieta que se le antoja lo que en verdad es: princesa de puro siglo XXI.

Su tiempo aquí transcurre destilando ternura, consejos, enseñanzas y hasta algún que otro buen regaño, sobre ese par de retoños que llevan por nombre Ian Raffael y Denise Raffaela.

Mas, no solo con ellos lo premió la vida cuando decidió plantarse hasta el final de sus días en geografía cubana, concretamente en Las Tunas, provincia oriental.

El sosiego de este país le develó algo que ni él mismo imaginaba: una sensibilidad extraordinaria hacia el arte. Él lo llama Arte Povera (arte pobre). Para mí es arte rico, no solo porque RaffaeleTestagrossa es capaz de convertir en obra objetos aparentemente cotidianos, incluso desechados ya, sino también por su fina y clara visión en torno a realidades del entorno social y político.

Tal vez el ejemplo más elocuente esté en la colección de obras que le arrancó a la madrugada para mostrarle al mundo la inocencia de los Cinco luchadores antiterroristas cubanos prisioneros políticos del imperio norteamericano, y la necesidad de que fueran liberados y devueltos a la patria.

No menos impactantes son sus piezas, todo en vidrio y con efecto de luz negra, acerca del bloqueo, la figura del Che Guevara, la imagen de Antonio Maceo...  Y, sobre todo ese Fidel, a tamaño real, andando casco en cabeza y llave en mano, con el que desfiló el Primero de Mayo, junto a miles de trabajadores.

¿Por qué? 

Yo, que lo conozco "como si me hubiera parido" sé muy bien por qué Raffaele dio luz, también, a esa obra con la imagen del Comandante en Jefe...  sencillamente porque lo lleva dentro, a punta de enseñanzas.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?